fbpx

Emprende

Da clases de cualquier cosa para niños de primaria, secundaria y bachillerato.

No tienes que ser el ninja-master-sensei de química o física o matemáticas para explicar esos temas. Simplemente tienes que saber 1% más que la gente a la que vas a atender. Sí: uno por ciento arriba del entendimiento que ellos tengan. Puedes explicar las lecciones en un café. En la casa de tu cliente. En tu humilde departamento. En un salón desocupado de tu universidad. Puedes atender grupos de tres personas, venderles tu tiempo por horas o paquetes mensuales. Precio especial entre semana y demás en fin de semana. Anúnciate imprimiendo una simple hoja y pegándola en los tableros de todas las escuelas a las que puedas ir. Claro que en algunas no te van a dejar hacerlo pero en muchas otras sí. En las que no, acércate en las horas de salida de los alumnos y dale tu información a los papás. Ve bañado, peinado, con actitud y listo. Da clases de surf, patinaje, renta tu bicicleta en un parque, limpia cristales en un edificio corporativo.

Atiende viejitos dándoles compañía, leyendo para ellos, platicando. También puedes trabajar algunas horas como mesero, en una tienda departamental, en una librería, en un cine, lavando autos, cuidando perros, haciendo jardinería, siendo asistente de albañil, etcétera. Si aplicas a estos trabajos en 100 lugares, dos te van a llamar. Si aplicas a tres vacantes, nadie te va a contratar. Acción masiva, dice Grant Cardone. Acción insistiva, te digo yo. ¿Te va a dar pena todo esto? Sí, pero eso es irrelevante. Recuerda, estás resolviendo tu vida. Con pena no vas a llegar a ningún lugar. Con dinero y actitud sí.

Con el dinero que consigas, compra cosas en Amazon o Mercado Libre y revéndelas ahí mismo. Crea un usuario con buena reputación comprándote los primeros diez productos a ti mismo y pidiendo a tu red que tu compren y califiquen para mejorar tus reseñas. Claro, les das el dinero. Es toda una estrategia.

Bien. Ya llevas dos cosas: venta de servicios a través de tu tiempo y conocimiento. Venta de productos a través de los recursos que vas generando. En ambos casos utiliza Facebook para anunciar. ¿Cómo usar Facebook como todo un pro? Es fácil. Haz exactamente todo lo opuesto a lo que hacen todos tus contactos y verás la magia emerger: no compartas videos chistosos, no comentes tonterías, no etiquetes masivamente, no subas cosas que no ayudan a tus objetivos, no te quejes por todo, no redactes mal, no publiques cada cinco minutos, etcétera. Aprende a poner anuncios en Facebook con tu otro activo: tiempo y necedad para dominar el asunto.

Estos son sólo algunas ideas. Hay muchas otras formas en que puedes aprovechar tus assets intangibles para generarte más activa y rápidamente los recursos que el mundo suele negarte o darte a cuentagotas

Leave a comment



Logo-blog-retina

Copyright 2018 RICARDO VALENZUELA ©  All Rights Reserved